La Búsqueda del Tesoro

La Búsqueda del Tesoro

Ver no es Observar

“Cuanto más largo el viaje, más  aprendes.”

—Isanke, acechador marino de Halimar

Por invitación del Staff de Black Faerie, estoy iniciando una serie de artículos orientados a compartir algunas de las experiencias que he tenido en estos 6 años jugando Magic: The Gathering. Dadas mis características como jugador y como profesional (ámbitos que aún no he tenido la suerte de hacer coincidir), mucho del material que compartiré con ustedes estará relacionado con análisis de datos (y cómo podemos convertirlos en información), y en proponer procesos que los ayuden a optimizar el tiempo que le dedican a este juego.

En esta primera entrega, mi idea es proponerles una estructura de testeo, bastante genérica, que espero les ayude a preparar su participación en los torneos de su interés. Si bien el artículo está orientado hacia jugadores que están iniciándose en el ambiente competitivo o que intentan consolidar su posición en él, creo que la estructura en sí es lo suficientemente flexible para ser de utilidad de cualquier jugador (ya sea casual o incluso de la vieja escuela).

De todas maneras, hay una serie de factores que influyeron en llegar a esta fórmula, y que vale la pena mencionar como nuestras variables de optimización. Dichos supuestos son:

  • Restricción de Tiempo: El tiempo disponible para preparar el torneo es menor al necesario para testear los matchups contra todos los mazos existentes. Por ello, es importante priorizar aquellos mazos contra los que es más probable enfrentarse. Como decía una jefa que influyó mucho en mi formación profesional, preocuparse del 20% de la muestra que representa el 80% de los casos.
  • Testeo en Equipo: La mayoría de las veces que he preparado un torneo ha sido acompañado con un equipo. Por una parte, eso trae el beneficio de que las tareas se reparten en los distintos miembros del equipo (sobre todo en términos de dominar cada uno de los mazos del metagame), pero acentúa la restricción de tiempo, por el esfuerzo que conlleva coordinar un grupo de personas para que voluntariamente se junten a la misma hora a testear.
  • Capacidad de Autocrítica: Si bien no es algo obligatorio, ayuda bastante el saber cuales son las mecánicas que me acomodan más como jugador, el conocer los propios límites, el fijar objetivos razonables, y el ser capaz de asumir los errores que se cometen en cada partida. Considerando que Magic involucra cierto grado de aleatoriedad, también es cierto que la preparación considera la selección de cartas que van en el mazo, los planes de juego y de sideboard, el conocer las reglas, y muchos otros factores que inciden en el resultado final de un torneo.

El proceso propuesto tiene siete pasos, los cuales pueden implementar en mayor o menor profundidad dependiendo de las capacidades de los integrantes de su equipo. Estos pasos serán explicados a continuación:

  1. Definición del Objetivo: Implica fijar una meta para el trabajo que realizaremos, lo que ayudará a priorizar las tareas en los siguientes pasos. Cualquier meta en sí es válida, ya sea ganar un Grand Prix o Pro Tour, crear un mazo propio que sea viable en el metagame, aprender a jugar una mecánica distinta a las que estás habituado a jugar, ganarle al amigo que tiene paternidad contra tí, o mejorar el rendimiento en los FNM.
  2. Identificar el Metagame a enfrentar: Gracias a la mayor disponibilidad de información y generación de contenido relacionado con Magic, es posible tener acceso a nuevas listas de mazos en una base diaria, ya sea provenientes de torneos Premier de la Wizards, de distintos organizadores de eventos (tanto tus torneos locales como los de StarCityGames o de TCGPlayer, por nombrar algunos), de Magic Online (MOL) o bien del grupo de jugadores que asisten a tu tienda.
    Conociendo tu objetivo, podrás priorizar cuáles son los mazos y arquetipos a los cuales hay que darle mayor importancia, y por ende estudiar en profundidad, en desmedro de otros que tendremos que omitir o analizar más a la ligera. En este sentido, es importante considerar las opciones que manejan los rivales directos que tienes para lograr tu objetivo. El hecho de acotar el alcance es una optimización realizada en virtud del tiempo disponible, así que es una variable que puedes ajustar según necesites.
  3. Armar los mazos para testear: Una vez definidos los mazos contra los cuales nos prepararemos, buscaremos una lista representativa de cada uno de ellos para utilizarla durante el testeo (ya sea que la fichen en papel, o que la graben en Magic Workstation, Cockatrice o MOL). No hay un criterio único para escoger dicha lista, si bien una forma fácil sería elegir la que quedó mejor rankeada, como también podrías escoger la lista más apropiada a partir de tu experiencia o tus conocimientos del juego, o armar tu propia versión considerando lo que se ha jugado con mayor frecuencia o lo que calza mejor en el estilo de juego del mazo.
  4. Definir qué jugar: Parece una locura tomar en este punto la decisión sobre qué jugar. Podría incluso apostar que es lo primero que muchos de ustedes hacen antes de jugar un torneo. Si bien aquí estoy aplicando algo relacionado con mi vida laboral más que con mi experiencia directa en Magic, estoy convencido que es la forma correcta de proceder. Mi razonamiento para justificar esto es que pensar antes de actuar evita comprometerse innecesariamente en algo irreversible, permitiendo reaccionar adecuadamente a cambios importantes en el meta, o al hecho de basarse en una premisa equivocada para escoger mazo. Si bien ejemplos de esto sobran, y pueden preguntarle a las personas que invirtieron en armarse Marvel o Grixis Control para el GP, podemos dar, como ejemplo, que si el estudio del metagame nos dice que Blessed Alliance es una carta muy usada, yo en lo personal evitaría jugar RG Pummeler Energy, ya que muchas veces tendré que sacrificar mi condición de victoria luego de gastar mis combat tricks en ella.
  5. Testear mi mazo contra el metagame: Dependiendo del rubro donde ustedes se desempeñen, conocerán distintas frases del tipo “Ver no es Observar” (en mi caso la conozco por Virchow). En este caso, Testear no es Jugar. Cuando uno juega, el resultado tiene más importancia que el proceso, y en muchos casos tenderemos a buscar aquellas circunstancias que nos den mayor diversión o que nos ayuden a ganar la partida. Al testear, tomamos una postura más analítica, y nos preocupamos por entender cuál es el plan de juego que cada uno de los mazos tienen que tomar en la partida (lo cual puede cambiar dependiendo de quién parte y de si estamos usando el banquillo o no), cuál de los mazos debería ganar la partida, cuáles son las cartas más importantes en el matchup, y cuáles son aquellas que jamás querría robar. Sé que en este sentido pueden creer que estoy matando la diversión, pero creo que podrán vivir con ello, sobre todo si trabajaron alguna vez testeando videojuegos.
  6. Ajustar el mazo y consolidar el plan de sideboard: Una vez que comprendemos bien el funcionamiento de nuestro mazo (es decir, que sobrevivimos al paso 5 sin volver al 4), tenemos seguridad acerca del plan de juego que tenemos que llevar a cabo en cada matchup, y bosquejamos el plan de sideboard para cada partida, podemos pasar a afinar las clavijas, lo cual puede incluir reemplazar algunas cartas del sideboard para mejorar un partido en particular (obviamente en desmedro de nuestro rendimiento contra otra estrategia), reemplazar alguna carta por otra que funcionalmente sea similar, pero que nos de un efecto secundario mejor que la original, o incluso reemplazar cartas del main para mejorar nuestro game 1 en algún caso de especial relevancia.
  7. Hacer una retrospectiva post-torneo: Una vez terminado el torneo, y con el resultado en la mano, podemos ver cuáles son las buenas prácticas que podemos mantener para la próxima iteración de testeo, qué partes del proceso debemos mejorar, y qué innovaciones podemos intentar. Si les parece una retrospectiva parecida a la de las metodologías ágiles, es exactamente esa la idea.

Por el momento es este el contenido que tenía preparado para este artículo. Mi idea para las próximas ediciones es aprovechar la mini-temporada de Modern que tendremos en Diciembre como un caso de uso de este proceso de testeo (considerando el RPTQ de Santiago, al cual no clasifiqué, pero donde participarán otros miembros del Staff de Black Faerie, el PPTQ Last Chance relacionado al Regional, y el Invitacional del Modern Community Series, en el cual tengo asegurada mi participación), lo que nos permitirá profundizar en los pasos que hemos propuesto, sobre todo en cuanto al estudio del metagame y la caracterización de listas de mazos, que son normalmente las tareas que cumplo en los equipos con los que he testeado.

Hasta la próxima!

Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. Buen artículo man

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *